.


Eso de amar a los hijos







Realmente no tiene explicación…

Desde estar embarazada hasta verlos crecer, deja una sensación de maravilla, amor infinito e incertidumbre que te acompaña todos los días a cada instante.

Desde la pasión por hacer hasta lo impensable porque ellos estén bien, hasta la tranquilidad de verlos dormir sanos y seguros.

Desde apoyarlos en sus inventos hasta detener alguna locura.

Desde cuidarles la fiebre hasta bañarte con ellos bajo la lluvia.

Desde cuidar su alimentación hasta hacerles su postre favorito.

Desde protegerlos con alma hasta darles la libertad de explorar.

Obviamente podría continuar con la lista y no terminarla jamás…

Aún siendo madre uno se sorprende a diario por las bendiciones, las preocupaciones y las alegrías que pueden hacerte sentir tus hijos.

Ese mundo mágico en el que vives cuando miras las sonrisas de tus hijos, de corazón se los digo, nada, absolutamente nada en esta vida puede compararse con eso…

Amo con todas mis fuerzas a mis hijos y día a día hago desde lo necesario, pasando por lo que quiero, hasta llegar a lo imposible, para que sean mis #EnanosFelices